Tudela eCommerce Tudela Navarra
Los primeros datos que se tiene, es de algunos restos celtas encontrados en el cerro de Santa Bárbara.

De la época romana, se han excavado algunas villas cercanas a Tudela.

De época visigoda, únicamente han aparecido algunas piedras labradas.

Pero cuando Tudela se empieza a conocer, es en la época musulmana. La familia Banu Qasi, descendientes del conde Casius, gobierna toda la marca del Ebro y hacen de Tudela su capital.

El 1 de Agosto de 1119, Tudela es reconquistada por Alfonso I el Batallador, que la convierte en cabeza de merindad y le concede los fueros de Nájera, Sobrarbe y "Totum per totum". A la muerte del rey y la consiguiente división del reino en Navarra y Aragón, Tudela quedó ligada al Reino de Navarra.
En época medieval se alzan entre otras muchas desaparecidas, la Iglesia de la Magdalena, de San Nicolás y la Catedral. También el puente que atraviesa el Ebro, con una longitud de 360 metros y 17 arcos.

Sancho VII el Fuerte, que lucho en las Navas de Tolosa ganando para Navarra las cadenas que luce en su escudo, nació y murió en Tudela.

En 1390, Carlos III el Noble, otorga a Tudela el título de Ciudad.

Con la conquista de Navarra por Fernando el Católico, Tudela se convierte en la última población navarra en capitular, echo que se produjo el 9 de Septiembre de 1512, no sin hacer jurar a Fernando el Católico los fueros de la ciudad y otorgándole más tarde el título de "Muy Noble y Muy Leal".

Entre los siglos XVI y XVII, comienzan a proliferar los palacios y casas nobles, como el Palacio del Marqués de San Adrián, la Casa de los Ibáñez de Luna o la propia Casa Consistorial. También llegan a la ciudad un gran número de órdenes religiosas, construyendo un gran número de Conventos, el del Carmen, Iglesia de San Jorge, de San Antonio, de las Dominicas, de las Capuchinas, la Iglesia de la Enseñanza, etc.

El 23 de noviembre de 1808 se produce la famosa Batalla de Tudela contra las tropas napoleónicas, en la que las tropas españolas fueron vencidas por las francesas mandadas por el Mariscal Lannes.

Tanto la Guerra de la Independencia como las posteriores Guerras Carlistas, dejan a Tudela estancada tanto en lo demográfico como en lo económico.

En 1861 el ferrocarril llega a Tudela, construyéndose la estación. Más tarde, en 1885, se termina el tren de vía estrecha el "Tarazonica".

El inicio del siglo XX, se caracteriza como en el resto de España, por una fuerte agitación social.

Durante la Guerra Civil, Tudela, al igual que el resto de Navarra se posiciona a favor del bando Nacional.

Es a partir de 1950, cuando Tudela comienza su despegue económico, llegando gran cantidad de  de inmigrantes de otras provincias limítrofes, como Soria, La Rioja y Zaragoza. Se construye el Barrio de Lourdes, se crea la Escuela Técnica Industrial (ETI). Importantes empresas como Piher y Sanyo se instalan en nuestra ciudad.

Durante este siglo, Tudela sigue creciendo, pasando de los 28.000 habitantes, a los más de 35.000 actuales. Hoy en día, Tudela es una ciudad moderna, industrial y que mira al futuro sabiendo que tiene un gran porvenir.