Tudela eCommerce Tudela Navarra
El edificio más emblemático de Tudela es la catedral de Santa María. Declarada Monumento Nacional desde 1884, fue construida en el S. XII sobre la mezquita mayor de la villa. Antes de conocer los tesoros artísticos que esconde este templo, conviene detenerse en sus tres portadas, siendo la más vistosa la denominada puerta del Juicio Final, a los pies del templo. Sometida a una profunda restauración durante varios años, el visitante puede acceder a su luminosa nave central de estilo gótico y a sus magníficas capillas y retablos.


La Ribera de Navarra muestra al visitante un variado legado artístico del que su máximo exponente es la catedral de Tudela, declarada Monumento Nacional en 1884. La seo, que fue antigua colegiata del municipio, comenzó a construirse hacia el año 1180, siguiendo las normas de la arquitectura cisterciense y aprovechando los restos de una antigua mezquita

El templo, situado en el corazón del casco antiguo, tiene tres puertas de acceso. La portada del Sur o portada de la Virgen, es la más antigua y es románica; los capiteles de sus columnas representan los milagros de Cristo. Más tardía, aunque también románica, es la portada Norte, llamada de Santa María. Y la tercera y más vistosa es, sin duda alguna, la portada del Juicio Final. Mezcla de románico y gótico, presenta una decoración espectacular: escenas del Génesis y del Antiguo Testamento, y la representación del Juicio Final. A la izquierda el Paraíso y los premios para los justos, y a la derecha el infierno y los pecados, entre los que destacan la lujuria, la avaricia, la gula o la blasfemia. 

La catedral cuenta entre sus dependencias con un interesante claustro románico de grandes dimensiones que fue levantado a finales del S. XII y en cuya ejecución intervinieron al menos tres escultores. Mientras rodea el hermoso jardín, fíjese en los capiteles de las columnas embellecidos con pasajes del Nuevo Testamento.
(fuente: Turismo Navarra)